Arxius | Setembre, 2010

28-N: lo que realmente está en juego

10 set.

Nuestro President ha desojado la margarita, al final las elecciones se celebrarán el dia 28 de noviembre, por fin se ha decidido a poner la maquina electoral en movimiento. Nada más decirlo, se apresuró, y de que manera, en calificar estas elecciones como cruciales, no solo para Catalunya, sino también se atrevió a hablar de generaciones, vamos, que habrá un antes y un después de este 28-N.
Personalmente creo que todas la elecciones poseen esta calificación de cruciales, de determinantes, sino que debería pensar de las pasadas elecciones. Seguramente se refirió en estos terminas para poner más énfasis a una situación que desde su punto de vista es más frágil que según el punto de vista de otros.
Pero podríamos individuar, desde un punto de vista geográfico, ¿que es lo que esta realmente en juego en estas elecciones?. Porqué no se trata de cambiar, únicamente de President, se trata de continuar con un modelo territorial de país, el del tripartit, o de cambiarlo por otro modelo territorial, a continuación haremos un poco de síntesis de estos modelos.
El modelo territorial de país que pueda defender un partido u otro, no deja de ser uno de los aspectos más relevantes, sobre todo por la relevancia que conlleva en nuestro día a día o en nuestro futuro próximo, o el futuro de nuestros descendientes.
Estas consideraciones parten del presupuesto de tener un horizonte visual a largo plazo, cosa que para muchos de nuestros políticos, es inexistente, y lo sufrimos todos y todas.
Curiosamente o no, dos de las últimas leyes que se aprobaron en el Parlament de Catalunya, trataban precisamente este tema del modelo territorial, las prisas son siempre traicionera.
Una era la ley de las Veguerias, de la que tan poco se ha hablado en profundidad, y de la que pagará un alto precio colectivo. La otra, de la que tampoco se ha hablado, es la ley del Área Metropolitana de Barcelona, de la que, desgraciadamente, toda Catalunya sufrirá sus externalidades.
Lo que queda realmente claro es que el modelo del Tripartit, se basa, exclusivamente, en el Área Metropolitana de Barcelona, en potenciar su rol en el conjunto del esqueleto territorial de Catalunya. Desde un punto de vista electoralista, es del todo lógico, pues la mayoría de sus votantes residen en este territorio metropolitano, y con esta ley, se han garantizado un órgano autónomo, que permite definir una serie de líneas estratégicas de desarrollo, basadas exclusivamente en esta óptica metropolitana, pero que afecta al resto de Catalunya, creando un agravio territorial al respecto del que nadie habla, ni seguramente hablará.
En suma, la visión de país de esta ideología política que defiende el Tripartit, reduce el complejo territorio de Catalunya a una simple Área Metropolitana de Barcelona y un conjunto de territorios subyugados a la misma, algunos le llaman centralismo, pero en el vocabulario progresista del catalanismo tripartido, esta palabra se reserva exclusivamente a Madrid y a sus políticas periféricas, pero en Catalunya, todo es armonía y el centralismo es formalmente y oficialmente inexistente, pero de existir existe y de que manera.
La visión y el modelo territorial que se contrapone a esta modelo del Tripartit, es totalmente diferente en su lógica funcional. Algunos miembros del progresismo la llaman retrograda, ruralista, antimoderna, y un sinfín de epítetos que intentan desacreditarla, pero que es la que forma parte de un catalanismo político con muchos años de historia, del que forman parte figuras ilustres de la geografía catalana, entre los cuales se encuentra Pau Vilà. Figura que muchos políticos actuales han nombrado para tratar de legitimar esta ultima ley de Veguerias, pero del que seguro no han leído nada de nada, porque sino no dirían lo que se ha dicho de él, sobre todo, referente al territorio del Penedès y a su voluntad de establecerse como Vegueria, derecho negado por cierto.
A Catalunya siempre se la quiere comparar con Holanda, y Holanda rehúye de cualquier modelo centralista como supone este modelo del Área Metropolitana de Barcelona. Holanda esta caracterizada por tener un esqueleto territorial basado en la ciudades medias, y en la integración de cada pedazo de territorio en una lógica inclusiva, de respeto mutuo, no solo entre habitantes de los diferentes territorios que forman el país, sino que también entre los territorios mismo, independientemente que vivan 5, 500, 5000 personas en ellos.
Lo que realmente esta en juego en las próximas elecciones, no es tener un gobierno de progresistas o de conservadores, lo que realmente esta en juego es el futuro de Catalunya como territorio, como país, como identidad.
Si nos perdemos en estériles debates sobre discursos políticos superfluos, dejaremos el destino del territorio, nuestro soporte vital, en manos de gente que no lo valora como tal, y acabaremos siendo meros ocupantes de un espacio lleno de cosas pero vacío de significados, seremos simplemente los números que llenan el espacio geométrico.

Anuncis

Sense pagesos no hi ha paisatge

10 set.

La setmana passada, llegíem en aquest diari, com de preocupant és la situació del pagesos penedesencs, i més concretament tots aquells i aquelles que es dediquen al món del raïm.
No deixa de ser un símptoma dels canvis estructurals del funcionament socioeconòmic de la nostra comarca, però no per això, el pagès, i sobretot la seva activitat, deixen de tenir una importància, pels temps present i sobretot pels temps de futur.
El que és verdaderament alarmant, és la insuficient i limitada visió de conjunt de la nostra classe dirigent, acostumada a veure el món des dels seus despatxos oficials i en prou feines fan un tomb pel territori que els envolta.
A França, la situació és totalment divergent, si ve el poder econòmic resideix a la seva capital, Paris, no per això han descuidat la resta del país, perquè saben, que sense França no hi ha Paris, i sense Paris, segurament no existeixi França, com a tal.
A França, el pagès te una funció molt important. No se si s’hi han fixat, quan veiem la gran cursa ciclista del Tour de França, moltes vegades restem bocabadats davant els paisatges que ens enfoquen les càmeres de la televisió que cobreix l’esdeveniment de la cursa. França, és un potencial de la varietat paisatgística, i el paisatge és un dels elements primordials a l’hora de produir una oferta turística de qualitat, ells ho sabem, nosaltres no.
Dèiem que a França el pagès té una funció important, per què? Doncs, perquè el pagès, no nomès realitza la seva feina en el sector primari, sinó que amb la seva feina i la seva perseverança, manté, i de quina manera, el paisatge en ordre, net, en fi que el goig que tenim quan veiem els paisatges francesos, és gràcies a la funció d’aquest pagès, i la classe dirigent ho reconeix, ho respecte i ho potencia, aquí no.
Si al Penedès continua la crisi del sector del raïm, pagant preus misericordiosos al pagesos pel seu treball i sobretot pel seu fruit, la seva presencia esdevindrà un luxe, més aviat una contradicció, doncs no podrà sobreviure, i llavors tots els camps de raïm que veiem pels voltants de la nostra comarca, i que ens transmeten una harmonia entre el paisatge i nosaltres esdevindran camps de malesherbes, com ja se’n veuen per ací i per allí.
No parlem dels municipis de la costa, on el concepte de paisatge, es relaciona a l’”skyline”, deshumanització total d’un entorn, que un temps era harmoniós amb nosaltres i que ara no deixa de ser un background, on posar edificis, com dirien els renaixentistes italians, un espai buit on posar-hi coses.
Pel pagès, el paisatge no és un espai buit on posar-hi coses, és un element del que s’ha de procurar la seva harmoniosa supervivència, i convivència, doncs d’aquest paisatge és d’on ell en treu els fruits per sobreviure.
No podem continuar veient el pagès com un simple treballador, aquest pagès realitza un treball comunitari que no se li ve reconegut i del que tots en sortim beneficiats, i encara més quan es parla de canviar l’oferta turística, un turisme rural sense paisatge ben conservat no té sentit.
Aquí es tracta de trobar una combinació de factors que permetin no només la supervivència del pagès sinó també la continuació per part d’altres d’aquesta activitat, sinó l’ombra del Baix Llobregat, es projectarà cada cop amb més força sobre la nostra comarca, que un temps, era un exemple d’harmonia entre activitat humana i paisatge.
Quins són aquest factors? Doncs per començar, catalogar el paisatge i potencia la seva supervivència, sense ell no hi ha turisme de qualitat. Al catalogar i potenciar aquest paisatge es produeix un reconeixement del pagès com a element actiu, i el seu treball potencialment estaria més valorat, tant qualitativament com quantitativament. I quina podria ser la conseqüència de tenir un bon paisatge? Doncs que automàticament els productes del territori, entre ells el turisme, rebria un valor afegit, un valor qualitatiu, que faria augmentar la seva potencialitat i la seva productivitat, i un altre cop tots en sortiríem guanyant.
De nosaltres depèn que continuem formant part del Penedès, o que comencem a formar part d’una comarca a la que ja volem canviar el nom, del Baix Penedès, ara ens volen dir Baix Llobregat sud.
Fins quan amb aquest desvalorització moral cap als pagesos penedesencs i de la nostra comarca? Si us plau reflectim uns segons.

La España federal, la enésima utopía

9 set.

Será el 28 de noviembre el día elegido para las elecciones autonómicas de Catalunya. Como siempre, cuando se acercan los comicios, muchos protagonistas se sacan de una especie de chistera, conceptos, modelos, y sobre todo tópicos. Tópicos porque son discursos que siempre se dicen antes de unas elecciones, pero que se ubican en el cajón del olvido, el mismo día después.
Uno de estos conceptos es el de la España federal. ¿Pero que significa España federal? ¿Ha existido alguna vez una España federal? ¿Sería posible la existencia de una España federal?
Federal, es un concepto que significa pacto, un pacto entre diferentes entes para constituir un organismo superior que aglutine una serie de diversidades.
España, a lo largo de la historia, ha sido una denominación de un territorio, el territorio de la antigua provincia romana de Hispania, y hasta bien avanzada la época moderna, se utilizaba en plural, pues ese territorio estaba constituido por diferentes entes estatales, Reino de Castilla y León, Reino de Navarra, Corona de Aragón, Reino de Granada. Si se hace caso son los estandartes que se representan en el escudo actual de España.
Con los Reyes católicos se materializó una unión de Coronas pero no de estados, y es por eso que la Corona de Aragón continuaba manteniendo sus privilegios y sus organismos estatales propios.
Con la entrada de la época moderna, y con la introducción de los modelos renacentistas en las formas de entender y concebir el mundo, se tendió hacia un centralismo, hacia la desaparición de una visión plural de los estados, por eso en España, como en Francia, se tendió hacia una política de eliminación de privilegios en los diferentes territorios estatales, un trabajo del que se encargo el famoso y “velazquino” Conde Duque Olivares.
El modelo territorial del Estado español, es un modelo de matriz francesa, pero en su versión “Low Cost”, con un toque de picaresca. Des de siglo XVII, el modelo federal del territorio español desapareció a base de guerras, Portugal se independizó, Catalunya sucumbió, Castilla se afirmó como eje de rotación del estado español.
Después de cuatro siglos de monotonía castellana, donde ha sido imposible afirmar una alternativa periférica de España, se nos quiere vender la moto de un modelo que no tiene ningún fundamento en el ideario común de la sociedad española.
Se dice que el modelo es Alemania, pero se olvidan que Alemania es Alemania, y se formó como tal a finales del siglo XIX, con una larga concepción federal de sus territorios. La trayectoria de España se aleja mucho, muchísimo de este modelo.
Es totalmente legitimo defender un modelo territorial proprio, pero se debería analizar sus posibilidades de éxito, porque sino restará otra cortina de humo, discursos vacios.
El modelo federal tuvo sus posibilidades en el primer periodo de transición, pero la España autonómica, aunque parezca lo contrario, condeno la España federal al ostracismo.
De los cinco grandes territorios españoles, los ya citados reinos del periodo medieval, que marcaron las diferentes identidades de la población española, se ha pasado a 17 comunidades autónomas, lo que dificulta aún más la afirmación de esta modelo federal.
Porque de las 17 comunidades se derivan actualmente 17 identidades distintas, el territorio institucional produce identidad, y todos los territorios quieren los mismos privilegios, el famoso “café para todos”.
Utopía, era el nombre de una obra maestra de la literatura universal. Más concretamente era el nombre de una isla “imaginaria” donde existía un gobierno ideal, donde todo el mundo encontraba su lugar, todo el mundo podía representarse.
Utópica, imaginaria, seria la calificación de este modelo federal del estado español, esperando que sus defensores no terminen como el autor de Utopía.