Arxius | Mai, 2013

Barcelona-Catalunya, Catalunya-Barcelona.

30 maig

Els temps canvien i els territoris amb ells. Actualment vivim en el que encertadament Manel Castells anomena l’era de a informació. Els fluxos de informació transformen els esquemes socials i mentals i també els territoris.

En aquesta època de l’economia global, la territorialitat transforma totes les lògiques, i les ciutats agafem major protagonisme que d’altres institucions territorials com podrien ser les regions i/o els estats.

Aquest revolució territorial, la major rellevància de les ciutats, recau en el fet que en elles es localitzen les transaccions comercials més importants des d’un punt de vista qualitatiu i quantitatiu. És per això que sovint escoltem o llegim terminologies com ciutats globals, xarxa global de ciutats…

A Catalunya ens trobem doncs amb una clara dicotomia entre el rol que juga Barcelona respecte al conjunt del país, i el desequilibri territorial que provoca aquesta macrocefàlia.

Queda indiscutiblement demostrada la potencialitat i el rol que posseeix Barcelona a nivell local, en referència a Catalunya, i el rol global, en referència a la xarxa global de ciutats. Barcelona i més precisament, la seva imatge global és un fet que no es pot desmerèixer ni menysprear.

Ara bé, queda per aclarir l’encaix de la imatge de Barcelona al conjunt del Catalunya, i de quines maneres es pot produir aquest encaix per tal de detenir el constant desequilibri que pateix Catalunya des de fa més d’un segle.

Cal doncs reformular quina ha de ser la relació entre Catalunya i Barcelona per tal de que la imatge que produïm de Catalunya sigui la que més convingui pel equilibri i la estructuració territorial catalana.

catalunya-mapa_spain_granCreiem que veient les evolucions del funcionament del món, i intentant projectar-nos en un futur de les millors de les maneres, cal reformular íntegrament la relació Catalunya-Barcelona amb dos objectius.

El primer trobar un equilibri intern entre Barcelona i Catalunya, i l’èxit d’aquest procés va lligat al segon del objectius, projectar Catalunya dins de la imatge de Barcelona, de manera que el que sigui bo per Barcelona, de retruc, sigui bo per Catalunya.

Potser ha arribat l’hora de plantejar-nos la següent pregunta, Barcelona és la capital de Catalunya?, o potser, Catalunya és la capital de Barcelona?

Queda clar que si volem ser rigorós i sincers amb el futur que ens ve a sobre, hem de ser capaços i valents a formular-nos preguntes que no tinguin una resposta, i que sigui la recerca d’aquesta resposta la que ens permeti sortir de la crisi actual.

Renunciar a la imatge de Barcelona pel bé de Catalunya, seria un error tràgic i dramàtic pel nostre projecte de país i pel nostre futur. Però renunciar a la concepció polifacètica de Catalunya per una única imatge, la de Barcelona, posarà en perill no només la nostre identitat, sinó també, el nostre futur com a nació, i a la llarga farà de Barcelona, el que els italians diuen, una città qualunque, i tot estarà perdut.

El nostre deure es trobar la formula que permeti conjugar Barcelona en Catalunya i Catalunya en Barcelona, i això passa per saber quin país volem, i sobre tot, com volem que sigui el país.

Les lleis territorials del 2010 encara estant allí, esperant que algú les adoperi, mentrestant el desequilibri continua cavalcant i, tard o d’hora, farà de les seves.

Anuncis

Lecciones yugoslavas

20 maig

youg-leadersHace un par de años se cumplieron 20 años del comienzo de la disolución de la Republica Socialista Federal de Yugoslavia, un Estado que se proyectó a finales del 1943 en unos bosques de Bosnia y Herzegovina, en una reunión de los partisanos antifascistas liderados por el Mariscal Tito, Josip Broz.

Sinceramente creo, o mejor dicho, creía, que si hay un Estado en Europa y el Mediterráneo que se parezca más a España, este era Yugoslavia. La historia de Yugoslavia y la de España presentan muchos paralelismos.

La pluralidad de naciones que conforman España, la relación existente, en el imaginario colectivo español, del arabismo, es decir, la huella dejada por los árabes en España después de su dominación puede ser comparable con la huella turca dejada en Yugoslavia, son ejemplos destacados.

La gestión de realidades geográficas totalmente diferentes y a veces opuestas, presenta también un buen conjunto de paralelismos con España. Las diferencias entre un norte desarrollado, Eslovenia y Croacia, y un sur menos desarrollado, como el Kosovo, Montenegro y Macedonia, se trasladan a las realidades que Catalunya y Euskadi representan en España, igual que Andalucía o Extremadura.

No es casual que la implosión de Yugoslavia se debiera a la presión que Eslovenia y Croacia ejercían ya en un lejano 1974, sobre el control de su autonomía fiscal, justo lo que tiene Euskadi ya, y lo que Catalunya pide con insistencia.

La primera de las grandes lecciones yugoslavas, es evitar que Madrid actúe como lo hizo la Belgrado de la época, que Madrid sea capaz de no caer en los mismos errores, la intransigencia y la imposición de políticas coloniales, en que se cayó en la Belgrado de finales de los 80 y principios de los 90.

La segunda de las lecciones yugoslavas, es que la gestión de estas problemáticas no se debe dejar en manos de políticos aficionados, peligrosos, que gustan del baño de masas y que toman la banalización de los problemas como su bandera argumental política.

La tercera de las lecciones yugoslavas es que no se puede ir en contra del deseo de un pueblo, de un territorio de autogobernarse. Muchas de las políticas que desde Madrid se orquestan, recuerdan el savoir faire del mejor Milosevic, el que se presentó en Kosovo Polje en 1989.

La cuarta de las lecciones yugoslavas es que España no es Yugoslavia, pero se esta empezando con una dialéctica que conduce hacia eso, a comparar España con Yugoslavia.

Con esto no se quiere decir que España se balcanize, como auguraba la peor de las versiones de Aznar, pensando que esto, la balcanización le beneficiaba, igual que beneficio a Tudjmam en Croacia, a Milosevic en Serbia, a Karazdic en Bosnia y a los miembros del UCK en Kosovo.

Corremos el riesgo de caer en simplificaciones, en banalizar los problemas del país, y salvadores de la patria ha habido muchos y ya sabemos como nos fue del 1939 al 1975, aunque parece que haya muchos que prefieren volver a esos tiempos, donde todo era simple y donde todo tenia, aparente, solución.

Pero la mejor de las lecciones yugoslavas, hablando con sus gentes y leyendo la extensa bibliografía que se ha escrito al respecto, es que todo se podía haber evitado.

Las coincidencias de muchas versiones que explican como el nacionalismo fue un medio, y no un fin, para que la peor casta política del tardo socialismo titista, se mantuviera en el poder, a cambio de hacer pagar a la sociedad civil, el precio más caro, no sólo el de su libertad, sino el de su propia vida.

Esperemos que el problema catalán, pueda ser tratado a partir de la ultima de las lecciones yugoslava. Y que los defensores de la balcanización de España que se promueve desde las filas del aznarismo y sus satélites comunicativos se autoexcluyan de este proceso.

Se dice que Catalunya se parece a Eslovenia, pero personalmente me gustaría que Catalunya actuase como Montenegro, conseguir una independencia con dialogo, comprensión y un simple referéndum.

La fotografia corresponde a una de las últimas reuniones de totdos los presidentes de las aun republicas yugoslavas, antes de la disolución.