Arxius | Setembre, 2015

Per un nou Tarragonisme

18 set.

14503230784_a242a9e050El Tarragonisme s’ha definit com un moviment ideològic, un punt de vista polític que posa Tarragona al centre; el desenvolupament de Tarragona i la seva província com objecte de les voluntats polítiques.

Últimament aquest terme ha estat utilitzat pels partits, dits unionistes, per contraposar-se al control polític de Barcelona; la famosa Barcelunya. Amb la voluntat , segurament, de fragmentar una visió de Catalunya en el seu conjunt, criticant un suposat, a vegades correspost, centralisme de Barcelona respecte al conjunt del país.

Segurament el fet que cap força nacionalista tingui una presència contundent a l’ajuntament de Tarragona en sigui un bon exemple; el discurs del Tarragonisme unionista hagi calat perquè no hi ha hagut un Tarragonisme des de les files dels partits nacionalistes.

Ahir, en Germà Bel va ser molt explícit i clarivident; Catalunya sempre ha mirat cap el nord, i des de Barcelona, seu del poder polític i econòmic, s’ha menystingut sempre una visió cap al sud, potser sense mala intenció, però han deixat espai i temps per desenvolupar el discurs del Tarragonisme unionista.

Caldria doncs, i seria un repte de cara al futur del territori tarragoní, que des de les files dels partits nacionalistes es comences a pensar en desenvolupar un nou Tarragonisme. Un nou Tarragonisme que tingués un punt de vista integrador; integrant les necessitats i voluntats del territori tarragoní, amb les necessitat, voluntats i reptes del conjunt del país.

El Tarragonisme unionista està tocat; criticar que Barcelona no dóna res a Tarragona; i desprès veure que durant quatre anys s’ha estat incapaç de treure res a Madrid ha demostrat que la demagògia , sempre, i tard o d’hora, acaba tenint un efecte bumerang.

Segurament la demarcació de Tarragona sigui una de les que tingui més recorregut en termes de creixement i de desenvolupament socioeconòmic de tot el país. El corredor del mediterrani, les autovies que no arriben mai, el port de Tarragona i l’aeroport de Reus, la futura Àrea Metropolitana del Camp; amb Tarragona-Reus, en un primer moment, i municipis com Cambrils, Vila-Seca i Valls, en una segona corona, són reptes territorials que cal controlar i gestionar per bé de tots.

Els unionistes ho saben; la trencadissa de Catalunya, passa si o si, per Tarragona, i si les forces nacionalistes no tenen un relat contraposat poden posar en perill el discurs global de Catalunya com a país. Cal posar-se a treballar, aprendre dels errors passats; dels partidismes i pensar en el futur del nou estat i del Camp de Tarragona en particular.

Sense un discurs territorial potent en l’època de la globalització; amb els reptes de país que tenim, i amb el centralisme centrifugador de Madrid, podem prendre moltes oportunitats de millorar la nostra qualitat de vida en un futur Estat.

@jaumecasanas

Anuncis

Una Europa de mínimos

1 set.

europa_crisis¿Qué le pasa a la Unión Europea? ¿Cambio generacional? ¿Cambios de paradigmas ideológicos? Cuando surge un problema global, la institución europea sufre en su intento de dar respuesta a dicho problema.

Primero la crisis financiera. Los problemas de países como Irlanda, Grecia, Portugal, España e Italia han demostrado que falta mucha unión, o mejor dicho, mucha comprensión dentro de la unión. Cada país intentó hacer frente a la crisis económica mundial, global, sin tener un mínimo común denominador. Mientras los USA, afrontaban la crisis, y en pocos años conseguían superarla, aquí aun hacemos fatiga. La austeridad ha sido la respuesta a la crisis, y con el tiempo nos daremos cuenta si esta era la solución al problema, la única solución que se ha planteado.

La crisis de los inmigrantes provenientes del norte de África y del Próximo Oriente vuelven a poner a la Unión Europea en jaque. Países de la misma Unión que responden a este desafío cada cual a su manera, sin un mínimo de tutela común. Un contraste de soluciones que pone en relieve la falta de unión, la falta de interés común. Mientras unos levantan muros otros acogen a los refugiados, creando más desunión entre los países miembros.

Lo único que funciona es la amenaza alemana; primero y en respuesta a la crisis financiera, la amenaza de expulsar a Grecia del Euro; modus operandi que sirvió para que Grecia aceptara las condiciones del rescate. Ahora con la crisis de refugiados, la amenaza recae sobre Schengen, el tratado que permite la libre circulación entre países miembros del tratado; esta amenaza se espera que haga reaccionar al conjunto de la Unión Europea y se pueda dar una respuesta de conjunto. Pero la amenaza no es pedagógica.

Leyendo a Monet y Schuman, padres espirituales de lo que hoy es Europa, y de lo que hoy son los ciudadanos europeos, uno se para a pensar. Leyendo revistas de geopolítica europea uno se para a pensar también, sobre todo cuando se leen cosas como “el proyecto de la Europa Germánica”; una Europa calcada al Sacro Imperio Germánico del Medioevo; en fin que Europa, el proyecto de Europa ya no es un proyecto único, un proyecto para todos.

Las esperanzas están allí, pero la tozuda realidad nos muestra y nos seguirá mostrando que a mediad que nos alejamos de la fecha que dio origen a la Europa que hoy conocemos, nos alejamos de sus ideales y buscamos cobijo en otros ideales, más actualizados y más modernos, que no mejores.

La unión de la diversidad, era uno de los leitmotiv de los primeros europeístas, marcados profundamente por una Segunda Guerra Mundial demoledora.   Actualmente, marcados por la globalización unificadora, somos menos diversos y estamos más desunidos. El mundo al revés vaya.

@jaumecasanas