Made in Spain

4 ag.

Hace algo más de una semana que acabó el campeonato del mundo de futbol de Sudáfrica 2010, en el que nuestra selección se proclamó campeona del mundo.
Como suele suceder en estos acontecimientos deportivos de proyección global, el nombre de España, la idea de España, y en fin, la marca España, se ha difundido por todo el mundo durante la última semana, y esto conlleva muchas repercusiones positivas.
Si entramos en lo específico, tendríamos que empezar por hablar de lo que técnicamente se denomina “Marketing territorial”. En substancia, el marketing territorial se ha desarrollado y se ha potenciado como consecuencia de la globalización, este proceso que comunica globalmente todos los territorios del mundo. El hecho de poner en contacto la mayoría de territorios del mundo, provoca una competición entre los mismos para atraer el máximo de capitales para dinamizar, al máximo, la economía de los territorios en cuestión.
Y es en este aspecto por lo que el marketing territorial, en suma, la propaganda y la proyección comercial del territorio, tiene su importancia mayor en nuestra era económica, y la victoria de la selección española de futbol, queriendo o sir querer, ha provocado una revalorización del concepto de España, no solo internamente, para los mismo españoles, sino y sobretodo, a nivel internacional, una proyección comparable a la adjudicación de unos juegos olímpicos, o otros eventos similares.
Las instituciones políticas deberían aprovechar este empuje, que ha provocado la victoria de la selección española, para potenciar a todos los niveles, y sobretodo, en la economía del valor añadido; el único sector económico que puede devolver a nuestra economía y a nuestro país a un nivel de desarrollo y de crecimiento realmente positivo y sostenible.
Un ejemplo a seguir, en referencia a la potenciación de la marca España, en lo referente al marketing territorial, seria el caso de Italia. Quizás en nuestro país, debido a la mediterraneidad que nos une a nuestros colegas italianos, el marketing territorial que desarrolla Italia pasa desapercibido, pero con un simple viaje por Europa o por los mismísimos Estados Unidos de America, nos daríamos cuenta de la importancia del marketing territorial, y la imagen que las poblaciones de dichos países tienen de Italia.
El simple hecho de poner el “tricolore” italiano en cualquier producto, conlleva un aporte de calidad, de historia, de solera, que aumenta el valor, no solo monetario, sino cualitativo, lo que anteriormente denominábamos valor añadido, lo que los franceses denominan el “savoir faire”.
Se dice, que los italianos compran el aceite en España, se lo llevan a Italia para embotellarlo y etiquetarlo, y posteriormente venderlo en los mercados internacionales. Si un cliente norteamericano se encuentra en las estanterías de un supermercado el mismo aceite, pero uno etiquetado en italiano y otra en español, no tengan la menor duda, que en caso de elección, la suya seria la italiana, precisamente por el marketing histórico-territorial, que la cultura italiana aplica a todos sus productos.
La moraleja de la historia, seria que, quizás ha llegado la hora de ponernos a la altura de esta cultura italiana, de este marketing histórico-territorial, que con tanto éxito se desarrolla en Italia, donde el Made in Italy, se convierte en sinónimo, de tradición histórica, de calidad, en fin, de valor añadido, en el resto de mercados del mundo.
Desde un punto de vista histórico, cultural, y de la calidad de la marca España, no tendría, en principio, nada que envidiar a la marca Italia, simplemente que los italianos llevan más de mil años vendiéndose de esta manera, y paradójicamente, es uno de los estados mas jóvenes de Europa, precisamente este año se celebrarán los 150 años de la constitución del estado Italiano.
Esta victoria de la selección española de futbol, debería marcar un antes y un después en la proyección de nuestro país en el mundo, una proyección basada en la pluralidad de la realidad española, porque el Made in Italy se basa en la variedad variopinta del territorio italiano, y no exclusivamente en una de sus regiones, porque entre Sicilia y el Friuli, hay muchas diferencias, pero les une el Made in Italy.
Ha llegado el momento de promocionar el Made in Spain, esperando que provoque, el renacimiento de nuestra economía, de nuestra sociedad y de nuestro territor

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: