La Unión Europea, Alemania y la crisis

4 ag.

Durante los últimos seis meses, la Unión Europea ha estado bajo la dirección del gobierno de España. Como habrán podido observar, en los telediarios, la temática europea ocupaba un espacio y un tiempo significativo pero las noticias no han sido del todo buenas.
Cuando se habla de Unión Europea la gente tiene la sensación de que se esta hablando de algo lejano, de algo poco próximo a sus intereses y preocupaciones, sin darse cuenta de lo realmente relevante que llega a ser este organismo para nuestro país.
Se dice que el proyecto europeo esta en vía muerta, que no hay futuro, que no deja de ser un proyecto de matiz económico y que no conlleva un proyecto de carácter político, en fin, que fuera del euro, no tenemos nada o muy poco de europeos, pero ¿que representa la Unión Europea, y más concretamente su proyecto político?
La Unión Europea es el resultado de un largo trayecto político entre varios estados. Todo empezó con el fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando el continente europeo presentaba una realidad muy desoladora. La CECA fue el primer de los prototipos de acuerdos políticos, que fijaría el camino a seguir hasta conseguir lo que actualmente conocemos como Unión Europea de 27 estados. A grandes rasgos de la CECA se pasó a la CEE y de esta, después del tratado de Maastricht, se concluyó con la actual Unión Europea.
Desde un principio, se intentó fraguar una unidad de carácter económico que, con el paso del tiempo, desembocara en una unidad de carácter político, una unión de estados, pero el proyecto final todavía, y aun tendremos que esperar años, no se ha logrado.
¿Cual podría ser la dificultad que impide la realización de este “sueño”, que consiste en unir políticamente los estados que se encuentran en el continente europeo?
Primero de todo la dimensión histórica. La historia europea nos demuestra una diversidad de culturas y estados en este continente. Si además sumamos el numero de conflictos bélicos que han acompañado las vicisitudes de estos estados, podremos llegar a una rápida conclusión que el periodo que estamos viviendo actualmente, no deja de ser utópico, si lo comparamos con la realidad del continente europeo de hace, apenas 80 años.
La Unión Europea no deja de ser una organización supra-estatal, que como dice la palabra, se sitúa en un nivel superior al estado, que supera la concepción política y geográfica del mismo, en pocas palabras, mientras existan estados no podrá existir una Unión Europea como debiera ser, es imposible desde un punto de vista político.
Como ejemplo podríamos citar, la famosa crisis económica de Grecia, y porque no, la de nuestro estado, que no deja de ser importante a nivel europeo.
Los países de la zona euro, que no son todos los que forman la Unión Europea, han delegado sus prerrogativas económicas de un nivel estatal hacia el ente supra-estatal que representa la Unión Europea, de ahí las quejas de Alemania y en menor medida Francia, hacia Grecia y España, porque formalmente es como si formaran parte de un mismo estado, y pagan unos, los Alemanes principalmente, por los otros, Grecia y España, y los alemanes, lógicamente, se están cansando de pagar los despilfarros de sus socios mediterráneos, pero todavía no pueden dar un golpe en la mesa y desentenderse de estos socios deficitarios que comprometen su propio futuro y el del conjunto de la zona euro, y consecuentemente el de la Unión Europea.
Y se preguntaran, ¿Por qué los alemanes continúan pagando las facturas de estos países que no cumplen con las reglas básicas del rigor económico? Se suele decir, desde lo políticamente correcto, que los alemanes actúan de esta manera porque forman parte de un mismo sistema económico, el euro, que en parte no deja de ser cierto, pero ¿que se esconde detrás de lo políticamente correcto? El objetivo ultimo de la creación de un ente supra-estatal europeo, era impedir que en este continente se produjese otra contienda bélica como la que supuso la Segunda Guerra Mundial, no es casualidad que tres de sus fundadores, Alemania, la gran vencida, Italia, y en menor medida Francia, fueran tres de los estados perdedores de la Segunda Guerra Mundial. Todo este proceso se realizó bajo la tutela de la gran potencia vencedora, los Estados Unidos de América, la sombra de Washington planea en Bruselas.
De manera oficiosa, la CECA, y en última instancia la Unión Europea, se formalizó para tutelar el resurgimiento de la Alemania post-nazista, e impedir un nuevo conflicto, Alemania no tiene, aun, las manos libres, no puede dar un golpe en la mesa para decidir su futuro económico, y en última instancia político, y debe sucumbir a la tutela europea, ¿hasta cuándo?.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: